Navidades en Todi

diciembre 2, 2008

Hola a todos!

hoy me gustaria hablaros de una bellísima y pequeña localidad en Umbría que a mi me fascina particularmente y que os recomiendo no dejeis de visitar cuando estéis de viaje por la región. Se trata de Todi, perteneciente a la provincia de Perugia, y que cuenta con unos 17.000 habitantes que tienen la fortuna de vivir en esta encantadora población en lo alto de una colina, en uno de esos enclaves paisajisticos maravillosos que nos regala Umbria.

Si pasáis por Todi no deberías dejar de visitar las tres murallas que rodean la población, de las cuales la más exterior es medieval, la del medio es romana y la más interior es de origen etrusco.

Además podreis visitar la Piazza del Popolo, el Duomo, el templo paleocristiano de San Fortunato, la Iglesia de Santa Maria della Consolazione o el Palazzo dei Priori, entre los varios puntos de interés histórico que encierra Todi.

En cualquier caso hoy quería hablaros de una entrañable exposición que esta preparando el ayuntamiento de la ciudad, que para contrarrestar el clima de crisis (que como no) también se respira en esta localidad umbra ha querido echar la vista al pasado y preparar una exposición de juguetes históricos del S.XIX al S.XX (hasta 1960) que permitirá conocer todos aquellos juguetes que en muchos casos parecen enterrados en la memoría y que a los pequeños de hoy les van a parecer ciencia-ficción. La exposición que lleva por título “Il giocattolo nella tradizione natalizia tra il XIX e XX secolo” y tendrá lugar en la Sala delle Pietre de Todi, desde el 6 de diciembre al 6 de enero de 2009.

Para su organización han recurrido ha todos los habitantes de la zona para que aportaran aquellos juguetes antiguos, verdaderas reliquias, que ahora van a tener ocasión de conocer todos los visitantes de la exposición. Es una ocasión única para reunir a toda la familia y sobre todo para comprobar de que manera la sociedad ha avanzado en un periodo relativamente corto a pasos agigantados. En el mundo de la inmediatez, de la informática, del motor, de la mecanización, habrán juguetes que nos harán sonreir y en algún caso hasta nos harán echar de menos el caballo de balancín que tan buenos ratos hacía pasar a los pequeños de la época.

Asimismo y un año más Todi se enorgullece de contar con el árbol de Navidad más alto de toda Italia, así que si visitar esta población en cualquier momento del año es todo un privilegio, con ocasión de las fiestas de Navidad va a ser todo un regalo para los sentidos.

Si estáis viajando por Umbria en estas fechas no dejeis de visitar la exposición de juguetes antiguos y el gigantesco árbol de Navidad que ha preparado el ayuntamiento, seguramente os contagiareis del espiritu Navideño y pensareis que los niños de antaño muy posiblemente se lo pasaban mejor con menos….En tiempos de crisis ya hace bien el Sr. Alcalde de Todi en recordar que hay vida después (y antes) de la play-station!!!!

Que disfrutéis de la visita a Todi, de su belleza, y de la fantástica cocina umbra de la zona!

Hasta la próxima,

Beatriz

Estudiar Italiano en la Universidad de Perugia

noviembre 28, 2008

Hola amigos,

Perugia es una pequeña ciudad llena de encanto, no sólo por la historia y belleza que encierra sino por ese ambiente especial que se respira en las ciudades con importantes universidades como la de esta encantadora localidad umbra.

La célebre y prestigiosa Universidad para Extranjeros de Perugia se fundó en 1921, y según palabras del propio centro se caracterizó desde sus inicios por ser símbolo de apertura y tolerancia y lugar de encuentro entre pueblos de distinta cultura, llegando a configurarse en el presente como un verdadero ‘laboratorio’ de formación intercultural. Cada año unos 2500 estudiantes italianos y 5000 estudiantes de las más variadas nacionalidades se encuentran en este importante centro cultural formando parte de la que es una dimensión formativa única en Italia.

Hay cursos para los varios niveles de conocimiento de la lengua italiana, que se complementan con asignaturas como Historia del Arte y la Cultura Italiana, masters de especialización, traducción, varios tipos de licenciaturas, cursos de carácter intensivo,….En definitiva un amplio abánico de opciones para todos aquellos interesados en el estudio de la lengua italiana en un marco verdaramente único para estudiar y disfrutar de una ciudad rica en iniciativas culturales de todo tipo que llega a uno de sus puntos álgidos con la celebérrima cita anual del Umbria Jazz.

Apuntarse a uno de los cursos de verano que promueve la Universidad para Extranjeros de Perugia es una opción perfecta para todos aquellos que deseen sumergirse en el estudio de una lengua tan rica como es el italiano, o que quieran perfeccionar sus conocimientos. Además de aprender y disfrutar del ambiente único de esta ciudad estudiantil, podrán conocer otras localidades de los alrededores de Perugia y empezar a familiarizarse con las increibles bellezas del paisaje Umbro que regala vistas y rincones maravillosos, igual de espectáculares que los archiconocidos Toscanos pero que hasta la fecha han pasado algo más desapercibidos entre el turismo internacional.

En el siguiente enlace podreis ver el programa de la última edición de los cursos 2007-08 así como los contactos por si estáis pensado en la posibilidad de disfrutar de un verano especial y cultural en una ciudad realmente especial: http://www.unistrapg.it/italiano/

Para los más golosos una última recomendación, no dejeis de visitar la fábrica de los deliciosos “Baci” Perugina, uno de los bombones más famosos de toda Italia, conocido no solo por la bondad de su chocolate realmente bueno sino por un “merchandising” que suele rallar en lo más kitch y que inunda todas las pastelerias de Italia en cualquier momento del año. Se realizan visitas guiadas al interior de la fábrica, tienen un museo propio y es una experiencia realmente divertida.
Espero que esta información haya sido de vuestro interés y quién sabe si el próximo verano nos vemos en uno de los conciertos de Umbria Jazz,

Arrivederci!

Beatriz

La encantadora Spello

noviembre 10, 2008

Hola a todos,

De todas las maravillosas localidades de Umbria es muy dificil decidirse por la más bonita; la más interesante; la que ofrece mayores riquezas históricas y paisajísticas, ya que todas ellas tienen alguna característica singular que las distingue del resto, y realmente sería perfecto disponer de tiempo suficiente para poder conocerlas todas con detalle.

De mis constantes viajes por la región a mi hay una pequeña población llamada Spello que me fascinó desde el primer dia. Spello es una encantadora localidad perteneciente a la provincía de Perugia ubicada en la falta del Monte Subasio, que está situada a unos 5km de Foligno y a 35 km de Perugia. Es una bellísima localidad umbra que no habría que dejar de visitar durante unas vacaciones en la región. De hecho cuando estemos visitando Perugia es el momento ideal para dedicar una excursión de un día a perdernos en las callejuelas de esta sugerente población medieval.

Spello está construida toda ella en piedra y su aspecto es claramente medieval al hallarse rodeada por una muralla edificada sobre cimientos romanos que incluye tres puertas originales del periodo romano, y restos de otras tres, de un anfiteatro. De las más de diez iglesias que encontramos en Spello la más destacada es la de Santa Maria la Maggiore con su pórtico Romano y un campanario del s.XIII y maravillosos frescos de Perugino en el ábside.

Al margen de su belleza y fascinación Spello, al igual que la mayoría de locadidades Umbras destaca también por su gastronomía, con una excelente oferta, y su inigualable aceite de oliva. El producto más importante de esta región, gracias a los fértiles campos de cultivo que rodean la zona y que estan cubiertos de un infinito manto de olivos. Aliñar una exquisita “bruschetta” de pan de pueblo con un poquito de ese exquisito aceite de oliva es todo un regalo para los sentidos…no dejeis de hacerlo!

De hecho para todos los afortunados que puedan viajar a la región en las próximas semanas quiero recomendaros uno de los eventos más importantes del año para los habitantes de esta encantadora localidad. Se trata de la 47 Edición de la Fiesta del Olivo y la Bruschetta que tendrá lugar a finales del presente mes de Noviembre. Se trata de una idea nacida en 1963 por parte de la agencia de promoción del Turismo de Spello y que con el paso de los años ha ido adquiriendo cada vez mayor importancia tanto por lo que representa en la valoración del cultivo del olivo como por su claro aspecto folkorístico y festivo.

Durante esos dias las exquisitas bruschettas se convierten en el plato indiscutible del evento en el transcurso del cual se celebran coloridos desfiles de antiguos carros agricolas en el centro histórico, acompañados de música y baile, que interpretan los grupos populares de la zona.

Es un momento único para compartir con los habitantes de Spello la fiesta conmemorativa del preciado aceite de oliva y para disfrutar de una divertida fiesta y una inolvidable experiencia gastronómica en un entorno de una belleza indiscutible. En la web de la ciudad encontrareis información turística del lugar y proximamente el programa actualizado de la próxima edición de la Fiesta http://www.comune.spello.pg.it/canale.asp

Espero que esta información os sea de utilidad si teneis previsto viajar a la zona, y no dejéis de probar y comprar el aceite de Spello, un preciado “oro verde” que vais a degustar encantados!

Hasta pronto,

Beatriz

Castiglion Del Lago

octubre 21, 2008






Hola Amigos quiero compartir con vosotros algunas fotos de este estupendo lago en el Norte de Umbria.

mayo 26, 2008

EL MEJOR JAZZ LLEGA A UMBRÍA….

El próximo mes de Julio, concretamente entre los días 11 y 20, Perugia acogerá al que sin lugar a dudas se ha consolidado como uno de los más importantes festivales de jazz a nivel mundial: Umbría Jazz.

Más de 30 años (la primera edición fue en 1973) avalan la trayectoria de este evento musical que una vez más reunirá a grandes figuras del género durante casi diez días, en una iniciativa que convoca cientos de miles de espectadores y que ofrece un amplio abanico de actuaciones para todos los públicos y todos los bolsillos. En los años 70 artistas como Dizzy Gillespie, Sam Rivers, Enrico Rava, James Brown o Miles Davis fueron algunos de los nombres que participaron en las primeras ediciones del Umbría Jazz. En ediciones más recientes encontramos figuras de la talla de Gilberto Gil, Milton Nascimento, Michael Bubble, Santana, Paolo Conte…..

Para esta edición 2008 Perugia, en la línea de contar siempre con los mejores, se prepara para recibir a grandes artistas como Caetano Veloso, Cassandra Wilson, Alicia Keys o el grupo R.E.M, entre otros. La trayectoria del Umbría Jazz hace que sea imposible bajar el listón de la calidad que ha ido “in crescendo” desde 1973 y una vez más presentará un programa de altísima calidad y que no va a decepcionar a nadie.

Es una experiencia única e inolvidable poder pasear (si la afluencia de gente lo permite!) por las calles de Perugia durante esos días de Julio y sentir como la música fluye desde cada una de las esquinas, en todas las calles, en el ambiente. Lo que hace más de 30 años nació como un Festival reservado a los amantes del jazz y dirigido a un publico más bien reducido hoy en día se ha convertido en un gran espectáculo musical, que ha sabido mantener su extraordinaria calidad y que año tras año sigue siendo fiel a la pasión que llevó a la bella ciudad umbría a convertirse en el punto de encuentro del jazz mundial durante nueve intensos días. Hay que decir, no obstante, que poco a poco otros ritmos se han ido incorporando en los últimos años y hoy en día junto al más puro jazz podemos escuchar black music, soul, ritmos latinos y samba.

Hablamos de un total de 250 eventos musicales distribuidos en plazas, jardines o teatros del centro histórico de Perugia, desde el mediodía hasta altas horas de la madrugada. En recintos cerrados, al aire libre, conciertos de pago, gratuitos,…la posibilidad de elección es muy variada, sin dejar de lado la posibilidad de degustar la excelente cocina de la que es ciertamente una de las más bellas ciudades italianas.

Perugia, ciudad de arte rica en historia y monumentos es meta de un gran número de turistas así como de muchos estudiantes de todas las nacionalidades ya que la ciudad acoge la mayor Universidad para Extranjeros de Italia. Poder participar en un evento de la magnitud de Umbría Jazz es una de las mejores “excusas” para conocer no sólo Perugia sino tantas y tantas localidades de Umbría, una de las regiones más amadas por los propios italianos, y punto de destino destacado del turismo nacional e internacional.

Deruta. El Paraíso de la Cerámica.

marzo 8, 2008
Deruta, con una población de algo más de 8.000 habitantes, es desde la Edad Media uno de los centros de Italia más prestigiosos de producción de cerámica artesanal, reconocido en el mundo entero por su elevado valor artístico.
Desde finales del siglo XIII, las cerámicas de Deruta han sobresalido por su cuidada manufactura y por las espléndidas decoraciones de sus jarrones, jarras, vajillas y un sin fin de objetos de uso doméstico o puramente ornamental, como escudos heráldicos, imágenes religiosas, centros de mesa, candelabros y demás adornos tanto para la decoración de casas y palacios como para lugares de culto, de manera de llegar a convertirse en piezas de incalculable valor artístico, muchas de las cuales están conservadas en los principales museos del mundo.
Esa antiquísima tradición que conoció su máximo esplendor a partir del siglo XVI, y que al día de hoy se ha transformado en una producción señera a nivel internacional, cuenta en su haber con maestros ceramistas tan ilustres como Paolo da Deruta, Giacomo Mancini “Il Frate”, Andrea di Cecco, Francesco Urbini y Gregorio Caselli que, entre los siglos XV y XVIII, elevaron sus trabajos a la categoría de verdaderas obras de arte o, incluso, maestras.
En 1961, se inauguró en Deruta el “Istituto Statale d’Arte per la Ceramica”, cuya valiosa labor de estudio, análisis, investigación, documentación y clasificación, le ha llevado a erigirse en la institución de referencia para las más de doscientas firmas de cerámica que operan en el territorio.

Esta hermosa localidad de Umbría, arrellanada en una de las colinas que dominan el Valle del Tíber, está situada a 15 km. al sur de Perugia, a cuya provincia pertenece.
No obstante se sepa que sus orígenes son antiquísimos, éstos son aún inciertos. Se deduce por los hallazgos arqueológicos y por los distintos nombres adoptados por la ciudad desde siglos antes de la cristiandad: Ruta, Rupto, Direpta y Diruta, hasta llegar al actual Deruta, que la primera civilización que se estableció oficialmente en su área territorial fue la romana, si bien con anterioridad hubo asentamientos etruscos, umbros e, incluso, precedentes, ya que se han encontrado vestigios que proceden de entre el Neolítico Medio y el Final.

Deruta, por su posición geográfica entre la güelfa Perugia y la guibelina ciudad de Todi, se vio inmersa en las luchas entre ambas facciones políticas durante gran parte de la Edad Media, siendo, por tanto, objeto de frecuentes asedios y saqueos.
La ciudad padeció, a mediados del siglo XV, una terrible epidemia de peste que redujo su elevada población a pocos cientos de habitantes, motivo por el cual su cerco de murallas tuvo que estrecharse. Por si fuera poco, a causa de los conflictos políticos que no dejaban de sucederse entre los distintos poderes fácticos que dominaban el centro de Italia y que apoyaban o los intereses del Vaticano o bien los del Imperio, podría decirse que Deruta no conoció la estabilidad social hasta casi la segunda mitad del siglo XVI.
Como consecuencia a esa larga serie de desastres, los primeros estatutos que se han conseguido encontrar proceden del siglo XIII y están redactados en latín. En ellos se menciona la vinculación existente entre la ciudadela y la poderosa ciudad güelfa de Perugia. Otro documento, fechado en 1465 y redactado en lengua vernácula, nos habla de la presencia de un gobernador enviado por Perugia, más cuatro “hombres válidos” elegidos a modo de concejales por los ciudadanos, lo que viene a confirmar que la ciudadela se encontraba en la órbita de poder de Perugia desde antes del siglo XIII, donde permanecería, de manera más o menos continuada, hasta la unificación de Italia.
El casco antiguo de la ciudad, magníficamente conservado, tiene el aspecto de una fortaleza medieval. Si accedemos a él por la Porta San Michele, nos encontraremos enseguida con los restos de los antiguos hornos de cerámica. La plaza más importante del centro histórico es la maravillosa Piazza dei Consoli, de forma rectangular. Esta plaza monumental cuenta con una espléndida fuente de 1848, con la Iglesia de San Francesco y con el grandioso Palazzo Comunale, del siglo XIV, anexo al cual està una imponente torre románica con ventanas arqueadas. El Palazzo Comunale, restaurado en el siglo XVIII, alberga en la planta baja la interesantísima colección de hallazgos arqueológicos de la zona. La primera planta es la sede de la Pinacoteca Comunale, en la que se conserva una serie importante de obras procedentes de la colección Lione Pascoli, donada en gran parte a la ciudad, y de las iglesias de San Francesco, de Sant’Antonio, de la llamada “dei Defunti di Ripabianca” y del antiguo Hospital de San Giacomo. Entre ellas destacan: la célebre “Madonna dei Consoli” (de la escuela del “Perugino”, de mediados del siglo XV); un soberbio estandarte religioso con la imagen de San Antonio Abad, obra del célebre Niccolò Liberatore “L’Alunno”, realizado entre 1465 y 1470, y el impresionante “San Rocco y San Romano”, representando a los dos santos con la vista panorámica de Deruta como fondo, atribuido inicialmente al pintor perusino Fiorenzo di Lorenzo y, actualmente, tras las investigaciones realizadas, se considera, sin embargo, que es una obra, de 1476, del genial Pietro Vanucci “Il Perugino”.
Por otra parte, en la “Saletta della Torre”, están preservados los documentos históricos de mayor relieve hallados en la ciudad, incunables y codigos miniados, destacando entre ellos un excepcional misal en latín de finales del siglo XIII: “Missale Fratrum Minorum”, que pertenecía a los religiosos franciscanos que se establecieron en Deruta.
El Salón del Consejo del Palazzo Comunale, conserva una obra maestra de la cerámica del siglo XX: el grandioso plato en el que se reproducen “Los Esponsales de la Santísima Virgen” de Rafael, obra de David Zipirovic, quien estuvo trabajando en Deruta entre 1923 y 1927.
En la segunda planta del Palacio se encuentra el “Museo Regionale della Ceramica”, que alberga cerámicas de gran valor comprendidas entre los siglos XIII y XX.

La Iglesia gótico-románica de San Francesco está situada frente al Palazzo Comunale. Procede de finales del siglo XIV, y ostenta una maravillosa fachada con puertas ojivales y una serie de ventanas arqueadas divididas en el centro por una columna. Un campanario esbelto y elegante, dotado también de ventanas arqueadas, flanquea la iglesia. El espléndido interior, con techos abovedados y cuidadosamente trabajados, y con partes del suelo aún cubiertas por las espléndidas baldosas originales de cerámica decorada a mano, aloja una serie de frescos votivos de gran valor de entre los siglos XIV y XVI. Independientemente de los pertenecientes a la Escuela de Siena, destacan: “La Virgen entre San Francisco y San Bernardino”, obra del célebre pintor perusino Domenico Alfani y “San Girolamo y Sant’Antonio” atribuido al también insigne pintor perusino Giovanni Battista Caporali. Junto a la iglesia se erige un antiquísimo convento franciscano, dotado de un claustro bellísimo. En este convento falleció, en 1264, el Papa Urbano IV.
Al final de una callecita encantadora, de nombre Via Mastro Giorgio, situada junto a la Piazza Benincasa, se alza la Iglesia de Sant’Antonio Abbate, que alberga distintos frescos de belleza sublime que representan a la Santísima Virgen, así como escenas de la vida del santo, realizados por los célebres artistas perusinos Bartolomeo y Giovanni Battista Caporali, padre e hijo, entre finales del siglo XV e inicios del XVI. En el Altar Mayor destaca una espléndida imagen en cerámica de San Antonio, del siglo XV.
La Iglesia della Madonna del Divino Amore, también conocida como de la “Madonna della Cerasa”, está situada junto a la preciosa Piazza Cavour. Es una iglesia pequeña y refinada que procede de principios del siglo XIX. En su interior se alberga la célebre imagen de la “Madonna della Cerasa”, obra maestra del manierismo umbro del siglo XVI, del gran pintor Federico Barocci, nacido en Urbino hacia 1530.

Si disponéis de algo más de tiempo, os aconsejo que no dejéis de visitar el Santuario della Madonna dei Bagni, situado a 3 km. de Deruta, en dirección a la ciudad de Todi. El impresionante Santuario se construyó a finales del siglo XVII, para conmemorar un milagro realizado, en 1657, por una imagen en cerámica de dicha virgen, situada entre las ramas de un roble. Actualmente, es un lugar de culto al que acuden en peregrinación gentes de toda Umbría y de otras regiones italianas. Su magnífico interior cuenta con más de seiscientos ex voto en cerámica, todos ellos de singular belleza artística, y procedentes de entre los siglos XVII y XIX, que han convertido al Santuario en un peculiar museo de cerámica.
El Domingo de Resurrección, y en los días inmediatamente posteriores, parten del Santuario distintas procesiones solemnes de gran belleza. En esas mismas fechas, se celebran junto a él una serie de romerías populares, seguidas de festejos, que hacen que la ciudad de Deruta despliegue sus tradiciones más antiguas y hermosas.

Por supuesto, os voy a recomendar también un restaurante antes de concluir este artículo sobre la emblemática ciudad de Deruta. Se trata del Ristorante- Pizzeria “La Fontanina”, si bien su rótulo indica Ristor’Arte “La Fontanina”, y no es para menos, pues es uno de los lugares más bellos, más sorprendentes y mejor ambientados que he visto jamás. Estas pequeñas localidades de Umbría contienen joyas arquitectónicas dedicadas a la buena mesa que ya quisieran tener muchas capitales europeas.
Está en Via Solitaria, 14, en pleno casco antiguo de la ciudad, y está construido en una edificación del siglo XIII. El interior consta de un bar maravilloso (abierto desde las 10 de la mañana hasta las 11 de la noche) y de distintos comedores acristalados, con los techos abovedados, como si fueran invernaderos del siglo XIX, decorados con plantas y cerámicas espléndidas. Además, cuenta con una magnífica terraza ajardinada, con unas vistas panorámicas extraordinarias al Valle del Tíber, en la que comer o cenar cuando hace buen tiempo.
Están especializados en la cocina tradicional umbra, basada en suculentos platos de pasta, verduras, carnes, embutidos y quesos, además de una exquisita selección de pizzas hechas en horno de leña. Su carta de vinos ofrece los mejores caldos de la tierra, el “Sagrantino”, el “Montefalco”, el “Orvieto”, etc., así como un muy buen vino de la casa, a precio más que moderado.
Depende de lo que comáis y bebáis, podéis salir por entre 25 y 40 € por persona.
Una comida o una cena allí constituyen un verdadero lujo para los sentidos. Os aconsejo que no os perdáis esa oportunidad.

Sylvia

Passigano sul Trasimeno: El arte del saber vivir a orillas del Lago Trasimeno.

febrero 21, 2008

Acabo de pasar unos días aquí y, pese a estar todavía en invierno, me he quedado tan encantada y maravillada con lo atractiva y entrañable que es la vida aquí, que lo más probable es que vuelva para disfrutar de unas vacaciones como Dios manda. Voy a tratar de transmitiros mediante estas líneas lo increíblemente bonita y plácida que esta pequeña localidad de cerca de 5.300 habitantes, situada a 11 Km. de Magione, esa emblemática localidad, cercana al Lago Trasimeno, de la que os hablé hace un par de semanas.
Esta preciosa ciudad de vacaciones, rodeada de bosques frondosos, y precedida de colinas verdes, cultivadas con esmero y sabiduría, asoma literalmente a la orilla norte de ese lago idílico, que separa las regiones de Toscana y de Umbría.
Passignano pertenece a la provincia de Perugia y está a unos 30 km. de distancia de esa capital y a menos de 20 de la provincia de Arezzo (Toscana). Frente a ella está la Isola Minore, la más pequeña de las islas situadas en el Lago Trasimeno. Actualmente es propiedad privada y cuenta con una flora exuberante en la que anidan montones de pajaros multicolores.

Por la paradisíaca naturaleza que la rodea, por su antiquísima riqueza arquitectónica y artística, y por su enclave privilegiado, Passignano es una de esas ciudades pequeñas y encantadoras frecuentadas por los turistas de buen gusto y de mejor criterio, que lo que desean es huir de las aglomeraciones cuando se está de vacaciones, para situarse en un marco singular, que transmite emoción y vitalidad: la antítesis de lo que nos depara el ritmo frenético de las grandes ciudades, su contaminación y su disparatado estilo de vida, lo que termina por destrozar el bienestar interior al que aspira todo ser humano sensato y sensible.
Passignano sul Trasimeno significa vivir apaciblemente, comer de maravilla, descansar y disfrutar al mismo tiempo de la multiplicidad de actividades que ofrece: los deportes acuáticos, las excursiones en barco de un lado al otro del inmenso lago, así como jugar al tenis, montar a caballo, dar largos paseos por la naturaleza y un casi infinito etcétera. Todo ello enriquecido por el arte y por sus acontecimientos culturales, pasando por los conciertos más selectos que se ofrecen en el “Auditorium”, para culminar con sus festejos y celebraciones tradicionales que, de un modo u otro, siempre están presentes en la vida de la Passignano.

La localidad es actualmente la sede del “Ente del Parco Trasimeno”, con la consideración de reserva natural protegida.

Los historiadores sostienen que la primera civilización que se hizo con el lugar fue la umbra, a quienes, siglos más tarde, la sucederían los etruscos y, seguidamente, los romanos. Estos últimos convirtieron la ciudad en un asentamiento militar, con el fín de vigilar el tránsito de tropas adversarias hacia o desde el norte de Italia, al encontrarse la entonces “Passianum” junto a la única vía de conexión existente entre Roma y el norte. Pese a ello, en el transcurso de la segunda guerra púnica, concretamente en la célebre Batalla del Lago Trasimeno, librada en Junio del 217 a.C., Anibal, al frente de los cartagineses, consiguió tender una trampa mortal al Cónsul Cayo Flaminio Nepote y al grueso de las tropas que éste encabezaba, estimándose una pérdida de 15.000 hombres, lo que supuso la derrota de Roma.

A principios del siglo X, el Emperador Berengario I concede Passignano sul Trasimeno al Marqués Uguccione del Monte, en calidad de feudo. En el siglo XI, la entonces ciudadela entra a formar parte de la órbita de poder de Perugia, quien construyó una carretera que conectaba a la localidad con dicha capital, de manera de poder ejercer su dominio también en el territorio circundante. Lo anterior hizo que Passignano se viera inmersa durante siglos en una concatenación de luchas feroces por el poder territorial, mantenidas entre Perugia, Florencia y Arezzo. En la segunda década del siglo XVI, pasó a ser feudo de la antigua dinastía de los Baglioni y, a continuación, de la dinastía de los Oddi y, después, de la de los Della Corgna, integrándose en 1643 en el territorio del Gran Ducado de Toscana.

Por su situación geográfica y su posicionamiento junto a dicha carretera, Passignano, un apacible pueblecito de pescadores, se convirtió en un lugar de parada, prácticamente ineludible, para quienes se dirigían de Perugia a Florencia, o para quienes atravesaban la península por esa latitud procedentes de los puertos situados a orillas del mar Adriático a los del mar Tirreno y viceversa. Lo anterior hizo que surgieran en Passignano un número considerable de tabernas, hospederías y comercios, por lo que se convirtió en una localidad rica, alegre y llena de vida, cuya belleza y buen hacer corría de boca en boca de un lado a otro de Italia. Así fue como en la Edad Media se gestó su vocación turística, que vería plenamente la luz a principios del siglo XX, cuando se puso de moda en toda Italia gracias a la Reina Margarita de Saboya, quien queriendo recorrer el Lago Trasimeno en barco, paró a descansar en ella y se quedó prendada de su hermosura y de la cordialidad de sus habitantes. Por aquella época, solo había un barco que hiciera la travesía del Lago Trasimeno: el “Concordia”, que fue en el que embarcó la reina. En 1916, se fundó en Passignano la Real Escuela de Pilotos de Hidroaviones, que permaneció allí hasta 1922 y, por esa misma época, se estableció cerca de la ciudad la sede de una célebre industria de fabricación de aviones y barcos, lo que aportó a Passignano todavía mayor riqueza y renombre.

El casco antiguo de la localidad sigue estando rodeado de murallas medievales que, en el siglo XI protegían el imponente castillo, de planta cuadrada, construido entre los siglos V y VI, y ampliado y convertido en fortaleza en el siglo XI, conocido como “La Rocca”, que constituía el punto principal de defensa de la ciudadela. La fortaleza – de la que sigue en pie solo la zona norte, recientemente restaurada y convertida en la sede del Archivo Histórico de la ciudad, que alberga, asimismo, el Centro de Documentación de la Batalla del Lago Trasimeno – constaba de tres grandes puertas de acceso y numerosas torres y torreones almenados. De ellos, perdura la torre principal, la llamada “Torre Gótica”, impresionante y de gran belleza arquitectónica, procedente también de entre los siglos V y VI.El interior del casco antiguo, con su trazado armónico formado por calles y callecitas tranversales, a las que asoman edificios bellísimos, conserva verdaderas joyas de la arquitectura religiosa. Destacan la Iglesia de San Bernardino, del siglo XVII, con una espléndida fachada de piedra ricamente esculpida y labrada, que está situada en la calle del mismo nombre; el Oratorio de San Rocco, del siglo XVI, situado en Via Nazionale, cuya fachada renacentista es un prodigio de elegancia y equilibrio, y la magnifica Iglesia della Madonna del Olivo, de finales del siglo XVI, situada justo en el centro del casco antiguo, cuyo interior alberga una bellísima escultura, obra de 1602, del célebre escultor Ascanio da Cortona, que representa a la Virgen con el Niño, así como una maravillosa pila de agua bendita realizada también por el Cortona.
Por otra parte, a escasa distancia del casco antiguo se encuentra la hermosa Iglesia de San Vito, románica, cuyo interior alberga una tabla, del siglo XV, atribuida al celebre pintor umbro Fiorenzo di Lorenzo. Además, la iglesia cuenta con un fabuloso campanario del siglo XIII.

Con independencia de que cuando vayáis a Passignano sul Trasimeno tengais la suerte de encontraros en uno de esos días en los que se enciende la “Padella” – por lo que dicen, la sartén más grande del mundo – en la que se fríen quintales de “pescadito” de lago y de mar, y luego se reparten entre todo el mundo que se acerca a comer ahí ¡Es genial y divertidísimo!, os voy a sugerir un sitio para comer o cenar, entre los muchos y muy buenos que hay en Passignano, en el que comimos estupendamente por un importe de lo más asequible. Se trata del restaurante y pizzeria “Il Passo di Giano”, situado en Via Gramsci, 14. Dispone de una terraza maravillosa que asoma al Lago Trasimeno y de un comedor interior, acristalado y también panorámico, decorado con muchísimo gusto. Su especialidad son las pastas artesanales, los pescados, fresquísimos, tanto de mar como de lago, y una selección de pizzas deliciosas.
La cuenta, suele oscilar entre los 25 y 35 € por persona. Está claro que si os limitáis a tomar una pizza, una ensalada y un postre, no pagareis más de 15 ó 20 €.

¡Qué viváis de maravilla vuestras vacaciones en Passignano!

Sylvia

Narni: Su estoica reconstrucción y la fascinante vida subterránea.

febrero 14, 2008

Si el martes nos quedamos en la Iglesia de San Domenico, incluída en el conjunto arquitectónico religioso de San Domenico, del siglo XIII, en el que actualmente están las sedes de la Biblioteca Municipal de Narni, de su Archivo histórico y de la hermosa Pinacoteca de la ciudad, cuajada de obras de arte, pertenecientes en su mayoría a prestigiosos artistas toscanos y umbros, y respectivas escuelas, de los siglos comprendidos entre la Baja Edad Media y el Renacimiento, hoy, resignada a que se me queden en el tintero otras iglesias, palacios y monumentos bellísimos que ornamentan esta ciudad tan fascinante, os voy a hablar de otra faceta interesantísima de Narni, constituida por sus numerosos pasadizos subterráneos.
Bajo la actual superficie de esta ciudad, han salido a la luz estratos de edificaciones y de trazados urbanos antiquísimos, que hacen que hoy en día posea una interesantísima historia “enterrada”, si bien visible y digna de ser visitada con detenimiento.

Para comprender bien lo anterior, con independencia de la antigüedad de Narni, de cuya existencia se tienen noticias que se remontan al siglo VI a.C., conviene retroceder al incendio y destrucción de Narni, el infausto día 27 de julio de 1527, como continuación al saqueo de Roma por parte de las tropas integradas minoritariamente por soldados regulares españoles e italianos y, esencialmente, por los llamados “landsknecht”, mercenarios luteranos de procedencia germánica. Las tropas estaban organizadas por Carlos III de Borbón, Delfín de Auvernia, Duque de Borbón y Conde de Montpensier. A su mando, estaban tanto el Delfín de Auvernia como el aristócrata y capitán de ventura alemán Georg Von Frundsberg, luterano, pero al servicio de los Habsburgo, que capitaneaba a los “landsknecht”.
Dicho contingente militar, formado por cerca de 35.000 hombres, se envió a Italia a luchar contra los Estados Pontificios – concretamente contra el Papa Clemente VII – , de acuerdo con la decisión tomada por el Emperador Carlos I de España y V de Alemania, como consecuencia de la adhesión de ese pontífice a la Santa Liga de Cognac (1526), lo que podía poner en peligro la integridad del Sacro Imperio Romano Germánico, a menos que no se consiguiera que Clemente VII (nacido, curiosamente…, Giulio de’Medici, sobrino de Lorenzo el Magnífico) se sometiera al Imperio, como terminó por suceder.
Tras haber cumplido con su objetivo principal, el Saqueo de Roma, el 6 de mayo de 1527, y habiendo muerto en el transcurso del mismo el Delfín de Auvernia, además de estar gravemente herido el “condottiero” Von Frundsberg, los “landknecht”, junto a una parte de la soldadesca, siguieron saqueando y devastando todas aquellas ciudades situadas en su camino de regreso.

Si reflexionamos un poco sobre este episodio histórico, en absoluto aislado de las seculares luchas de poder entre el Vaticano y el Imperio, nos percatamos enseguida, en virtud de las figuras dominantes implicadas en ese terrible capítulo de la historia de Roma (murió la quinta parte de la población civil) y de los territorios vecinos, de la enorme codicia y cinismo instalados detrás de cada cetro, corona, mitra y blasón.

Al poco de la canallesca devastación de la ciudad, Narni, inquebrantable, se puso manos a la obra para reconstruir su ciudad sobre los restos de las edificaciones, plazas y calles preexistentes, con el empeño de restituirle el mismo esplendor y estilo que la distinguiera antes del 27 de julio de 1527. Se considera que la reconstrucción de Narni, ciudad pequeña, pero dotada de un inmenso patrimonio artístico, se prolongó hasta finales del siglo XVI, con la participación de los artistas más prestigiosos de la época activos en el centro de Italia. Entre ellos: Ippolito Scalza, Taddeo y Federico Zuccari, Jacopo Barozzi da Vignola y Antonio da Sangallo “Il Giovane”.
Con el paso del tiempo, al acometer obras en la ciudad o al restaurar determinados monumentos, han ido apareciendo verdaderas joyas arquitectónicas de la civilización romana y de la Edad Media.

Los “Subterráneos de San Domenico” que os mencioné este martes, se encuentran bajo el conjunto arquitectónico religioso del mismo nombre. Los dominicanos integraban una gran parte de los tribunales eclesiásticos italianos de la “Santa Inquisición”, por lo que en esos pasadizos se conserva, entre otras cosas, una celda que estuvo habitada por las víctimas del correspondiente tribunal de Narni, en cuyas paredes hay inscripciones escalofriantes.
Bajo la Iglesia de San Domenico, anexa al convento, están los restos de una instalación romana dotada de una cisterna.

La espléndida Iglesia de Santa Maria Impensole, situada en Via Mazzini, románica, procedente del siglo VIII y reconstruida en la segunda mitad del siglo XII, y considerada como un paradigma de ese estilo arquitectónico en el sur de Umbría, alberga bajo la cripta los restos de un templo pagano romano. Además, se conservan dos grandes cisternas romanas, una de las cuales está prácticamente intacta.

Bajo la hermosa Piazza Garibaldi, se ha encontrado otra cisterna de piedra, enorme y procedente de la Alta Edad Media, conocida como “Lacus Grande”, de gran belleza arquitectónica, abovedada y con el suelo tallado.

Por otra parte, el Acueducto della Formina, romano, de 13 Km. de longitud, permite realizar un sorprendente recorrido por lo túneles de San Biagio, de San Silvestro y del Monte Ippolito.

¿Qué os parece si celebramos la heroica reconstrucción de Narni y sus fascinantes pasadizos subterráneos con una gran cena?

Vamos allá. Esta noche os propongo que vayamos a “Il Pincio”, en Via XX Setiembre, 117.
Este restaurante precioso, de estilo medieval, está alojado en el sótano de un espléndido palacio nobiliario. Algo así como una gruta elegantísima.
Sirven unos platos de pasta, hecha a mano y condimentada con las salsas más diversas y sabrosas, que son como para quitar el hipo. Por ejemplo, los tallarines con calabacines y su flor. La flor del calabacín, amarilla y pequeña, se come mucho por aquí, tanto rebozada, como para condimentar pastas y arroces y, os aseguro, que es una verdadera exquisitez.
Las carnes y los postres, todos artesanales, están de vicio.
Pese a ser un sitio tan bonito y singular, donde se come de maravilla, no es nada caro. Podéis salir por unos 25 ó 30 € por persona.

¡Anda! Se me olvidaba lo más importante… Desde Narni, ¡Felíz San Valentín!

Sylvia

Narni: La espléndia patria chica del mítico capitán de ventura Erasmo da Narni "Il Gattamelata".

febrero 12, 2008

Estamos ante una de las ciudades más hermosas de la Edad Media, entre las muchas que componen el sobresaliente patrimonio medieval de Umbría.

Narni se encuentra al sur de esta región, a 13 km. de la ciudad de Terni, a cuya provincia pertenece, así como a unos 100 Km. al norte de Roma, y a la misma distancia, al oeste, de las hermosas costas del Mar Tirreno.
Esta ciudad, con una población de más de 20.000 habitantes, es una de las más notables de las situadas dentro del recorrido llamado “Le Vie Francescane” (La Ruta Franciscana), que incluye a todas aquellas localidades de Umbría desde las que los visitantes o peregrinos pueden encaminarse a Asís y que, además, conservan referentes importantes de la vida o de la obra del santo patrón de Italia.
La ciudad de Narni, situada prácticamente en el centro de la península itálica, está arrellanada en una bellísima colina cubierta de una vegetación frondosa, entre la que destacan innumerables olivos, y desde la que se domina la llanura conocida como Valle del Nera, formada entre la garganta del río Nera y la Cuenca Ternana. Por otra parte, la cima de la colina boscosa, a 332 metros sobre el nivel del mar, está presidida por la impresionante “Rocca dell’Albornoz”.

La construcción de esta descomunal fortaleza se concluyó hacia 1370. Se levantó por iniciativa del cardenal, hombre de armas e ilustre estadista español Gil Álvarez Carrillo de Albornoz, nuncio del Papa Inocencio VI – con sede en Aviñón – ante la Iglesia de Italia, donde permaneció hasta su muerte en 1367, contribuyendo en gran medida a la reorganización de los Estados Pontificios. En Italia se le conoce como Cardenal Egidio Albornoz, pues está claro que a los italianos, como a la mayoría de los pueblos occidentales, les suelen producir vértigo las dimensiones de algunos apellidos españoles, por lo que os aconsejo que, aquellos de vosotros que posean apellidos a los que les cabría la consideración de “inconmensurables”, os vayáis acostumbrando a que os nombren solo por una parte o, incluso, una partícula de ellos.
Bueno, como os decía, el Cardenal Albornoz (a la italiana…) fue quien quiso que se construyera esa fantástica fortaleza sobre los restos de otra que, en el siglo XII, ordenara levantar el Emperador Federico I de Hohenstaufen, aquí conocido como Federico “Barbarroja”, siempre con el fin de facilitar el discurso.

Lo anterior, sirve para ilustrar hoy en día la importancia estratégica que siempre tuvo Narni en el territorio, desde que, hacia el año 300 a.C. ya fuera una colonia de Roma, con el nombre de Narnia, y en el 233 a.C., se constituyera en un asentamiento militar romano de primera magnitud, junto a la Via Flaminia, pasando, en el año 90 a.C., a ser nombrada municipio.

Además de su carácter defensivo, la “Rocca dell’Albornoz” se construyó para que fuera una suntuosa residencia feudal, digna también de ofrecer alojamiento a altos mandatarios eclesiásticos y políticos. La planta noble se estructuró como residencia y el resto de la fortaleza se organizó para alojar a la guarnición y preservar el arsenal de armamento.
La fortaleza forma un cuadrilátero con un torreón a cada lado. El torreón central, el de mayor envergadura, está compuesto por dos torres anexas. Para reforzar su defensa la “Rocca dell’Albornoz”, se rodeó de un foso tan amplio como profundo y de dos cinturones de murallas.
Actualmente la célebre “Rocca” es patrimonio de la ciudad de Narni. La fortaleza está perfectamente restaurada y su interior conserva toda su magnificencia original.

Si bien se sabe que la presencia del hombre en la zona procede del Neolítico, la historia de Narni se remonta al año 600 a.C., cuando se llamaba Nequinum y estaba habitada por la antiquísima civilización umbra.
De la romanización han quedado numerosas muestras de gran valor, como el Ponte Augusto, del año 27 a.C., que está considerado como uno de los puentes más grandiosos de la época que aún siguen en pie, construido para que la Vía Flaminia pudiera atravesar el caudaloso río Nera. El puente cuenta con una arcada imponente de 19 metros de anchura.
Por otra parte está el célebre Acueducto della Formina, que procede del siglo I a.C., y consta de 13 Km. de longitud. El acueducto empieza en un pueblecito encantador llamado Sant’Urbano y termina en Narni. Además, de acuerdo con los escritos y tratados de Estrabón y de Tácito, en la cercana población de Stifone, perteneciente al municipio de Narni, era donde se encontraba el importante puerto que Roma había emplazado en esta área territorial, habida cuenta de que en aquellos tiempos el río Nera era navegable.

Narni conserva intactas sus características medievales, que están presentes en las plazas, en las callecitas y callejones, así como en su espléndida arquitectura, repleta de iglesias y de palacios aristocráticos.
La plaza principal es la Piazza dei Priori, que está considerada como una de las más bellas de la Edad Media en Italia. Aquí se encuentra el gran Palazzo Comunale, del siglo XIII, que cuenta con una fachada bellísima con bajorrelieves románicos y una pequeña logia. Actualmente es la sede del Ayuntamiento de Narni. Su magnífico patio interior alberga una colección de vestigios y de objetos antiquísimos, de gran interés arqueológico, además de un pozo singular del siglo XV. Entre las obras de arte albergadas en su interior destaca el famoso retablo de Domenico Ghirlandaio, de 1486, alojado en el “Salón del Consejo”, que representa “La Coronación de la Santísima Virgen”.
En dicha plaza se encuentra también la Loggia dei Priori, de la misma época. Se trata de una hermosa tribuna a la que se subía el pregonero para leer al pueblo los edictos de las autoridades.

La Catedral de Narni, llamada Il Duomo di San Giovenale, el patrón de la ciudad, está en la preciosa Piazza del Duomo. La Catedral constituye un ejemplo magnífico de la arquitectura de la Alta Edad Media. De estilo románico, se construyó alrededor del antiguo Oratorio de San Cassio, entre los siglos XI y XII. Cuenta con un pórtico del siglo XV, bajo el cual hay dos portones de entrada: uno renacentista y otro del siglo XII. La iglesia está coronada por una magnífica bóveda de estilo gótico y alberga numerosas obras de arte, entre las que destacan las realizadas por el célebre pintor y escultor sienés Lorenzo di Pietro “Il Vechietta” (siglo XV) y por los prestigiosos pintores Lorenzo y Bartolomeo Torresani (siglo XVI), hermanos, nacidos en Verona, pero activos fundamentalmente en las regiones de Lacio y Umbría.

Junto a los Jardines de San Bernardo, que constituyen un balcón privilegiado al fabuloso Valle del Nera, se encuentran los legendarios pasadizos subterráneos de San Domenico, pertenecientes al conjunto arquitectónico, del siglo XIII, formado por el Convento di San Domenico y la iglesia del mismo nombre. La Iglesia de San Domenico, de estilo románico, tiene una torre altísima y dos portones de entrada. El principal, está exquisitamente tallado con bajorrelieves que representan a la Santa Cruz y a los Apóstoles, rodeados por un sarmiento del que sobresalen hojas, flores y pájaros. El conjunto arquitectónico religioso alberga actualmente la Biblioteca Municipal de Narni.

La planta interior de la iglesia es de crucero latino. Las naves están separadas por arcadas sustentadas en pilares magníficos. La iglesia conserva un número incontable de obras de arte pictóricas, escultóricas y arquitectónicas. Entre las pictóricas destacan los frescos del célebre pintor umbro Federico Zuccari (siglo XVI), describiendo escenas del Antiguo Testamento, así como una bellísima “Anunciación”.
Las obras de arte de carácter escultórico y arquitectónico componen y ornamentan las bellísimas capillas del siglo XV, situadas a ambos lados de la iglesia. Entre ellas sobresale la “Cappella di Gattamelata”, la magnífica capilla privada de la familia de Erasmo da Narni, apodado “Il Gattamelata”, nacido en Narni en 1370 y fallecido en Padova en 1443.
Erasmo da Narni fue uno de los capitanes de ventura más célebres de la Italia de su tiempo, llegando a ser Capitán General de la República Serenísima de Venecia. La mítica figura de “Il Gattamelata” y sus heroicas gestas inspiraron a grandes genios del arte, entre ellos a Donatello y a Giorgione. El primero realizó la imponente estatua ecuestre emplazada en la ciudad de Padova, de la cual hay una réplica, más pequeña, en el Palazzo Vescovile de Narni. El segundo ejecutó un magnífico retrato suyo, del que hay una copia del siglo XIX, realizada por Pietro Camuccini di Scarperia, que está albergada en el Palazzo Comunale de Narni.

Narni recuerda a “Il Gattamelata” en multitud de sitios, rincones, y palacios. Está orgullosa de ese guerrero, hijo de esta hermosa ciudad, cuya sola presencia hercúlea hizo temblar a una gran parte del centro y del norte de Italia, entre finales del siglo XIV – cuando lo descubre otro famoso capitán de ventura: Braccio da Montone – y 1439 – cuando, ya muy enfermo, se retira a Padova, donde morirá 4 años después -.

No dejéis de visitar su casa natal, en Via Gattamelata, una calle preciosa flanqueada por un trecho de murallas que llevan su nombre, ni tampoco dejéis de ir a comer o a cenar a un restaurante estupendo, cuyo nombre y decoración interior están dedicadas a él. Se trata del Ristorante “Il Gattamelata”, situado en Via Pozzo della Comunità, 4, en pleno casco antiguo, desde el que se ve la Catedral.
Es precioso y se come de maravilla. Os aconsejo los “ravioli” de venado con mantequilla y queso “pecorino” y el cordero lechal en su jugo con alcachofas. ¿Los vinos? Pues los de aquí, claro. Estamos en un territorio vinícola por excelencia, con unos vinos soberbios: los DOC “Colli Amerini”.
Os va a encantar. Si compartís algunos platos (las raciones son muy abundantes) podéis salir por unos 35 ó 40 € por persona.

Mañana sigo, que todavía tengo muchas cosas que contaros sobre Narni.

Sylvia

Amelia: el arte desde el siglo XI hasta el XX.

febrero 9, 2008

¿Qué pasa? ¿Es qué no me creíais cuando ayer os dije que hoy volvía para estar en Amelia con vosotros? Hombres de poca fe…
Bien, pues si ayer nos quedamos en la Alta Edad Media, está claro que hoy no podemos hacer otra cosa que no sea la de abrirnos paso hacia adelante. Vamos allá.

Amelia, al igual que la mayor parte del territorio umbro, se ve envuelta en la feroces luchas por el poder entre los Güelfos (pro Papa) y los Guibelinos (pro imperiales) las dos fracciones de poder dominantes en el centro y en el norte de Italia, entre los siglos XII y XV, fundamentalmente. Ambos con enormes pecas y pecados sobre sus espaldas, pero unos, en lo que cabe, solo en líneas muy generales y desde mi punto de vista, más nobles e ideológicamente coherentes que los otros. Ahora, desde la distancia histórica y desde la libertad de conciencia y expresión, que cada uno de nosotros se incline para cuál y en cuál de esas fracciones habría preferido luchar, llegado el caso.
Más allá de la historia escrita, el análisis detenido de su respectivo pensamiento y actuación, además de la iconografía creada por cada uno de ellos, hace tiempo, mucho tiempo, que me dieron la respuesta.
Concretamente en Umbría, nombrando solo a las ciudades dominantes de esa época, las cosas estaban divididas, si no me equivoco, de la siguiente manera:
Guibelinos: Gubbio, Spoleto y Todi.
Güelfos: Perugia y Orvieto.
Es necesario aclarar que cada una de ellas contaba con el apoyo de las respectivas fuerzas situadas fuera del territorio umbro.
Amelia, que se había mantenido, en cierta medida, como comunidad independiente, padece el saqueo de las tropas del Emperador Federico I de Hohenstaufen en el año 1240. Pese a ello, el Vaticano tarda 65 años en tomarla oficialmente bajo su protección (tengo entendido que en Amelia había y hay de todo menos petroleo…), entrando así, en 1307, a formar parte definitivamente de su órbita de poder. A excepción del período bonapartista, el Vaticano la gobernará hasta 1860, cuando Umbría se integra en el Reino de Italia.

Resumida su historia, vamos con el arte. De todas las puertas de acceso a la antigua ciudadela, la principal, más céntrica y moderna (siglo XVI) es Porta Romana. Desde ahí se entra directamente al “cardum”, o sea uno de los dos entramados urbanos romanos, que es el que atraviesa la ciudadela de norte a sur. En la hermosa Piazza Augusto Vera se encuentra la bellísima Iglesia de San Francesco. La construcción de la iglesia procede de finales del siglo XIII, inicialmente dedicada a San Felipe y a Santiago Apostol, pero se remodela a comienzos del XIV, anexionando a la misma el convento de los terciarios franciscanos. La fachada presenta fundamentalmente características del románico tardío, si bien con una notable influencia gótica. El campanario original se vino abajo en 1915, como consecuencia del terrible terremoto que sacudió a la ciudad. En 1931, el prestigioso ingeniero umbro Gioacchino Santori realizó con fidelidad y extremado buen gusto el proyecto para su sucesiva reconstrucción. El interior de la iglesia se reestructuró completamente entre 1664 y 1767, por lo que es de estilo barroco. En cuanto a obras de arte, sobresale la impresionante Cappella Geraldini, con los impresionantes sepulcros de dos de sus miembros, Matteo y Elisabetta, realizados en el siglo XV por el gran arquitecto y escultor florentino Agostino di Duccio. En el siglo XVI, el anexo convento de los franciscanos se remodela, casi por entero, en estilo renacentista, a excepción del claustro, del pórtico y de la logia, pasando a convertirse en el Collegio Boccarini, hoy, Palazzo Boccarini, cuyo espléndido interior aloja las sedes del Museo Arqueológico y de la Pinacoteca Municipal de Amelia.

En Via Cavour nos encontramos con la Iglesia de Sant’Agostino, del siglo XIII. Cuenta con un hermosísima fachada, separada en dos partes, de características románicas y góticas. La parte central de la fachada está ormanentada por un enorme y espléndido rosetón y un portalón de acceso con frisos románicos que representan motivos alegóricos tallados a modo de bajorrelieves. La iglesia alberga un valiosísimo órgano de 1841, realizado por los hermanos Moretti.
Bajando por Via Posterola, nos topamos en el magnífico Monastero di San Magno. Se trata de la sede originaria de las monjas benedictinas de clausura, y es el edificio religioso más antiguo de esas características que se construyó en Amelia. El convento incluye una iglesia pequeña y preciosa en el que se conserva en perfecto estado el célebre Órgano de San Magno, de 1680, con doble teclado, actualmente el único de ese tipo existente en el mundo.
Amelia cuenta en total con siete órganos de gran valor histórico, motivo por el cual es actualmente la sede de la “Accademia dell’Arte Organaria e Organistica Umbra”.
En Via Porcelli, junto a la Piazza Marconi, se encuentra el fabuloso Palazzo Farrattini (1520 c.) obra de Antonio da Sangallo “El Joven”, el insigne arquitecto renacentista florentino. Su lujoso interior alberga los techos originales de madera tallada y una serie de pinturas valiosas, entre las que destaca un óleo del siglo XVI, del célebre pintor manierista Taddeo Zuccari, que representa “La Santísima Virgen con el Niño, San Pedro y San Bartolomé”.
En la hermosa Piazza Marconi está la singular y extraordinaria “Loggia del Banditore”, una gran tribuna medieval sobre la que se leían al pueblo las proclamas y comunicados del gobierno de la ciudad. Junto al primer tramo de escaleras de la logia se encuentra una magnífica columna con capitel dórico, añadida en el último tercio del siglo XV.
En esa misma plaza está situado el soberbio Palazzo Petrignani, renacentista, del siglo XVI, que cuenta con una de las fachadas más hermosas de la arquitectura renacentista del sur de Umbría. La planta principal del palacio alberga en sus salas y salones distintos ciclos monumentales de frescos de gran valor artístico, entre los que sobresalen los que están situados en la “Sala “Rossa” y en la “Sala dello Zodiaco”, obra de la escuela de los célebres hermanos Taddeo y Federico Zuccari, del siglo XVI.
El impresionante Palazzo Nazzi está emplazado en Via Carleni, muy cerca de la Piazza Marconi. Se trata de un palacio aristocrático del siglo XIII, cuya fachada está ornamentada con motivos clásicos de la arquitectura romana. Su interior alberga un patio bellisimo al que asoma una logia sostenida por columnas corintias.
La Catedral de Amelia se encuentra en la parte más alta de la ciudadela. Románica en origen, pasó a ser de estilo barroco en el siglo XVII, cuando tuvo que ser reconstruída a causa de un incendio. Junto a ella está la soberbia Torre Campanaria, cuya construcción original procede de entre los siglos X y XI. La torre presenta una altura de más de 30 metros y una base de un perímetro de casi 31,50 metros. La poderosa base, que tuvo que ser de época muy anterior a la construcción de la torre, cuenta con magníficos ornamentos romanos y bizantinos.
El precioso interior de la Catedral es de planta de cruz latina. Sus paredes están recubiertas de rescos sublimes, obra del prestigioso pintor del XIX, Luigi Fontana, oriundo de la cercana región de Le Marche. Entre las diversas obras de arte, sobresalen los dos impresionantes estandartes conservados en la Catedral, procedentes de sendos buques de la flota del Imperio Otomano, y ofrendados a Santa Firmina, patrona de la ciudad. Probablemente, en muestra de agradecimiento a la santa por haber haber llevado a la victoria a la flota del Vaticano en la Batalla de Candia (1665), librada contra los turcos.
Para terminar con los monumentos más sobresalientes ubicados en Amelia, os aconsejo que no perdais la oportunidad de visitar el espléndido Teatro ad Operina, una verdadera joya de finales del siglo XVIII, perfectamente conservada. Domenico Bruschi, célebre pintor umbro del XIX, pintó uno de los magníficos telones que cubren el escenario, representando el asedio de la ciudad por parte de las tropas del Emperador Federico I de Hohenstaufen, más conocido como “Barbarroja”.
Y, ahora, la pregunta del millón: ¿Dónde comer en Amelia?
En esta antiquísima ciudad de enorme interés histótico y artístico, pese a ser pequeña (cuenta con unos 11.200 habitantes) otra de las grandes tradiciones es el buen comer, por lo qué verdaderamente se trata de la pregunta del millón, pero si padecéis ese vicio delicioso conocido como “el de la buena mesa”, me arriesgaré a hablaros de uno en el que nosotros hemos comido estupendamente: “Osteria dei Cansacchi”, en Piazza dei Cansacchi, 4, en pleno casco antiguo.
Además de ser un sitio precioso, con un servicio tan amable como impecable, cuenta con una cocina privilegiada, especializada en platos de pescado, siempre muy fresco y hecho en su punto, además de otras exquisiteces como: los chuletones de buey a la brasa, la pasta fresca artesanal condimentada con setas o trufas, y unas verduras recién traídas de la huerta, entre las que destacan las alcachofas en su jugo o rebozadas.
Los vinos de la casa son muy buenos y proceden de las colinas umbras.
Depende de qué y cuánto… comáis, podéis salir por unos 30 ó 35 € por persona.

No os puedo asegurar que con esta página me despida de Amelia. Tiene tanta cantidad de historia y de cultura propia como para editar una enciclopedia. Creo que ya se le ocurrió a Catón “El Viejo”, pero no pudo ser, pues al bueno de Johannes Gutenberg le faltaba mucho tiempo todavía para asomar la cabeza por este mundo…

Me gustaría poder hablaros, por lo menos, de sus magníficos festejos tradicionales, de sus acontecimientos culturales y de sus encantadores alrededores.
Ya veremos…
Sylvia